16 Dic 2014

Lo que más me gusta de ser traductora

0 Comment

Cuando egresé de la facultad, caí en la realidad de que las cosas no eran tal como nos las habían contando y que la inserción laboral iba a ser un camino duro. Al principio perdí las esperanzas y decidí probar diferentes trabajos, sin embargo ninguno de ellos me daba lo que necesitaba. No me refiero a lo económico, sino a hacer algo que me llene el alma, algo que al final del día me dé una satisfacción.

Entonces un día me dije basta. Es hora de emprender el camino en el mercado de la traducción, desempeñarme en eso para lo cual había estudiado. No me animaba a hacerlo sola, me puse en contacto con unas colegas y decidimos formar T-Cup Translations, para que el trabajo no sea solitario y tener siempre a mano alguien en quien confiar, despejar las dudas, ayudar cuando las ideas parecen escaparse de la mente o cuando ese texto parece imposible de entender y otro par de ojos te guían para llegar a la idea que se trasmite.

Viendo hacia atrás, creo que fue la mejor decisión que pude haber tomado. Tengo un trabajo que al final del día me da eso que tanto estaba buscando. Me da satisfacción saber que esa cantidad de ideas que pasan por mi mente mientras leo un texto van a ser traducidas a otro idioma, mi rol es ayudar a que las ideas se divulguen. Considero que los traductores somos una herramienta que ayuda en el proceso de comunicación entre personas y culturas. Saber que gracias al trabajo realizado alguien en otra parte del mundo va a entender un formulario, una nota de opinión o una receta para compartir una rica comida con su familia.

No lo puedo negar: lo que más me gusta de ser traductora es saber que ayudo. Ojalá muchos de ustedes compartan este sentimiento, porque no hay nada más placentero que ayudar al otro.

[top]
About the Author


Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *