11 Jun 2014

Un cambio de letra que se traduce en una mala imagen para la empresa y el traductor

0 Comment

Las marcas que se comercializan a escala mundial se ven obligadas a traducir sus eslóganes publicitarios con el fin de ganar nuevos clientes. A menudo, cuando el idioma meta de la traducción es el español, suele surgir un inconveniente en cuanto a la letra Ñ.

Nuestro original carácter no siempre es reconocido por todas las tipologías , por lo tanto, muchos clientes piden a sus traductores que cuando aparezca dicha letra la cambien por su hermana sin firulete, la N.

¿Es esta realmente la solución? Desde que comenzamos nuestros estudios de la mano de la teoría Saussereana, sabemos que este cambio dentro de la linealidad del significante altera el significado. Y para colmo de males, como se ilustra en la imagen, en este caso tenemos como resultado final una frase poco feliz que   realmente se aleja de lo que en el original se quiso expresar.

Ahora bien, más allá de lo teórico, cuando me topé con esta imagen navegando la web, lo primero que me pregunté fue:

¿Cuál es el rol que debemos tomar los traductores ante ciertos pedidos de los clientes?

Por supuesto que ese rol jamás debe ser pasivo.  Nuestras traducciones son nuestra carta de presentación, es el retrato viviente de lo que hacemos, es lo que futuros clientes van a evaluar para decidir si contratarnos o no. En casos como el anterior, el traductor debe explicarle al cliente lo que está sucediendo y pedirle la posibilidad de reformular la frase. Otra alternativa puede ser el cambio de tipografía, pero allí considero que es un terreno en el que quizás los traductores no podemos entrar.

En conclusión, es importante hacerles saber y entender a los clientes que el intercambio de las letras n y ñ altera el sentido de lo que queremos expresar en español. Por otra parte, como traductores siempre tenemos que hacer valer nuestros conocimientos en la materia y no dejar que cierto tipo de decisiones afecten en nuestro producto final, que en este ejemplo se traducen en una mala imagen tanto para la empresa como para el traductor.

[top]
About the Author


Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *